El RM 001 Tourbillon, primer reloj en llevar el nombre de Richard Mille, sentó las bases de una nueva era en la industria de la relojería. Actualmente, más de sesenta modelos componen una colección claramente enfocada al futuro pero que también reivindica la herencia de la alta relojería. Cada reloj de la firma Richard Mille cumple estos tres preceptos: lo mejor de la técnica y la innovación, una fuerte y marcada dimensión artística y arquitectónica al servicio de un reloj muy cómodo, y lo mejor de la cultura de la alta relojería con acabados a mano. En los orígenes de la marca, Richard Mille pretendía aplicar a la relojería las técnicas y materiales de los sectores más innovadores (como la Fórmula 1, la industria aeroespacial, etc.) con vistas a fabricar un reloj fuera de serie, sin concesiones ni artificios.

Back to top