Desde hace mucho, Renault es consciente del valor añadido del deporte para un fabricante de automóviles.

La primera gran victoria de Renault llegó en 1902, con el triunfo de Marcel Renault en la París-Viena. La marca se hizo con tres vehículos ligeros Tipo K y cuatro voiturettes para luchar contra sus potentes adversarios, entre ellos el Mercedes de Comte Zborowski y el Panhard de Henry Farman. El itinerario se desarrolló por carreteras sinuosas y en pendiente, e incluía un tramo alpino de gran dificultad. El éxito de Marcel Renault a una velocidad media de 62,5 km/h marcó el nacimiento de un competidor muy serio en todas las disciplinas del automovilismo.

En 2016, el apellido Renault volvió a la carga bajo el estandarte Renault Sport Formula One Team. Rindiendo homenaje a triunfos pasados, el objetivo era revitalizar las múltiples plataformas del grupo.

Paralelamente, Renault emprendió una nueva aventura con DAMS en el Campeonato de Fórmula E de la FIA, primera disciplina 100 % eléctrica. Si bien Renault e.dams asumió el reto y venció en la sesión inaugural de la categoría en 2014-2015, el equipo se quedó a las puertas de conseguir el título de pilotos antes de hacerse más fuerte con una victoria doble en 2015-2016. En la última temporada, y por tercera vez consecutiva, Renault e.dams se impuso de nuevo en el campeonato de equipos.

Back to top